Transformación digital de RRHH en las PYMES

 

En la última década las grandes empresas han entendido la necesidad de realizar la transformación digital (TD) de RRHH entendida como:

 

La integración de las nuevas tecnologías en todas las funciones de RRHH con el objetivo de mejorar su eficiencia y asegurar la supervivencia de la organización en el tiempo.

 

El objetivo es simplificar optimizar todos los procesos para mejorar los productos y servicios que ofrecemos a nuestros clientes.

 

Esto las ha llevado a ambiciosos proyectos en esta área, en la mayoría de los casos con poco éxito, para el importe invertido.

 

Sin embargo, la mayoría de las PYMES no han abordado todavía el proceso de TD de la función de RRHH, es más en muchos casos ni siquiera disponen de procesos encaminados a atraer, motivar, crecer y retener el activo más importante, que es el talento.

 

Esta asignatura pendiente, es clave para abordar su crecimiento con éxito, ya que para ello se requiere de:

 

  • Una cultura corporativa y valores donde se defina la propuesta de valor para los empleados.
  • Una estructura organizativa, capaz de soportar el crecimiento y el modelo de organización al que se aspira.
  • Disponer de las personas necesarias para cubrir los puestos definidos en la estructura organizativa.
  • Conseguir que todas las personas estén alineadas en la consecución de los objetivos de la organización.

 

Hoy en día, las PYMES cuentan con importantes ventajas respecto a las grandes organizaciones para realizar con éxito la TD de RRHH y de esta manera poder ser mucho más competitivas a la vez que mantener un crecimiento constante.

 

Algunos de los factores que permiten a las PYMES realizar con más éxito la TD de RRHH frente a las grandes organizaciones son:

 

 

La cultura

 

El gran motor de la TD es la transformación cultural que permita que todas las personas que forman la organización se adapten a una cultura de cambio continuo.

 

El proceso de cambio es continuo, ya no se trata de implantar un software y esperar a que esté amortizado u obsoleto para implantar uno nuevo, sino que hay que crear la cultura que propicie un proceso continuo de mejora, de simplificación y optimización de los procesos y que ponga en el centro de todo a las personas (empleados y clientes).

 

El objetivo perseguido con el cambio cultural es la optimización de todos los procesos de la organización, para ello hay que alinear a todas las personas que la forman con los objetivos perseguidos, tenemos que conseguir que hagan suyos los objetivos, los adopten y los vean como una ventaja y no como un riesgo para sus puestos de trabajo.

 

Este cambio cultural es mucho más sencillo en una PYME que en una gran empresa ya que parte de su éxito radica en que este impulsado y liderado por la alta dirección y llegue a cada una de las personas que componen la organización.

 

En las PYMES el ejemplo de los directivos llega de una forma más directa y rápida a todos los empleados, con lo cual la transmisión de la nueva cultura es mucho más eficiente que en grandes organizaciones.

 

 

Identificar las necesidades del negocio

 

En el centro del proyecto tiene que estar el negocio, cuál es la necesidad que se pretende cubrir. En las grandes organizaciones suele haber varios objetivos, por lo que identificar y aterrizar los principales es mucho más complicado que en una PYME.

 

En muchas grandes organizaciones, los intereses partidistas de directivos y áreas hacen que en muchos casos el proyecto no busque ayudar a la organización a la consecución de sus objetivos de negocio, sino que se centre en satisfacer los objetivos de una determinada parte de la organización.

 

Por el contrario, en las PYMES el grupo directivo es mucho más reducido y está totalmente alineado con los principales objetivos de la organización, por lo que es mucho más sencillo poner en el centro del proceso de TD al negocio y conseguir que todas las personas estén alineadas y remando en la misma dirección.

 

La tecnología

 

Hasta ahora este era el principal problema de las PYMES, la mayoría de la tecnología existente, estaba pensada para grandes organizaciones, por lo que eran muy costosas no solo en licencias de adquisición sino también en la inversión necesaria para su implementación. En la mayoría de los casos se requería de proyectos muy largos en el tiempo y con equipo muy numerosos provenientes de grandes consultoras que hacían que su implantación no estuviera al alcance de las PYMES.

 

Sin embargo, en los últimos cinco años hay toda una serie de factores que han cambiado esta situación:

 

  • La aparición de software de RRHH específicos para PYMES en la modalidad de SaaS (Software as a Services), en el cual se paga por el número de empleados y su precio es mucho más asequible.
  • Son software que traen ya desarrollada la funcionalidad, por lo que el proyecto de implantación es mucho más sencillo, se trata de adaptarlo a las características concretas de la organización y realizar la integración con el resto de sistemas de la PYME y la carga de datos.
  • Al ser en la modalidad SaaS su actualización es continua en el tiempo, evitando que se queden obsoletos en poco tiempo, con lo que las PYMES disponen en todo momento de las best practices del mercado en condiciones muy similares a una gran organización. 
Algunos de estos software son:









Comentarios

Entradas populares de este blog

Big Bang Vs Roll Out

Tecnología que humaniza para RRHH

Cómo impactará el Blockchain en Recursos Humanos