Las cuatro actividades claves de la gestión del cambio

 

Un porcentaje muy alto de proyectos de transformación digital (TD) – no solo en el ámbito de RRHH -fracasan y aunque son muchos los motivos, lo que si podemos asegurar es que el éxito de estos proyectos requiere de una adecuada gestión del cambio. 

 

En todo proyecto de TD en el ámbito de RRHH que conlleve la implantación de nueva tecnología, debe tenerse en cuenta una estrategia de gestión del cambio que esté alineada con la estrategia de transformación digital de la organización, ya que la TD no puede abordarse por funciones, sino que tiene que ser un proceso transversal a toda la organización. 

 

La gestión del cambio tiene que tener como mínimo los siguientes objetivos: 

 

  • Ayudar a la adopción de la nueva tecnología: asegurar las condiciones necesarias y desarrollar las acciones clave para que las personas de la organización estén preparadas para trabajar en la nueva herramienta. 
  • Ayudar a la adopción de los nuevos procesos: consolidar los comportamientos deseados para que las personas se adapten a los nuevos procesos que traen consigo la TD y la implantación de nueva tecnología. 

 

 

Para alcanzar los objetivos señalados, la gestión del cambio debe incluir como mínimo las siguientes actividades: 

 

Definir el propósito: 

 

Engloba aquellas actividades encaminadas a conseguir: 

 

  • Acordar una visión común de la transformación: conocer y alinear el propósito de la implantación de la nueva tecnología, indagando en los beneficios, riesgos, oportunidades, motivos, etc. 
  • Medir el grado de preparación para el cambio de la organización. 
  • Definir el enfoque de comunicación global que garantice la alineación con la cultura de la organización. 
  • Identificar los stakeholders clave y definir una matriz de impacto e influencia por cada uno de ellos. 

 

Gestionar el impacto: 

 

Engloba aquellas actividades encaminadas a conseguir: 

 

  • Definir la estrategia de involucración de cada uno de los stakeholders, que contemple las principales necesidades de cada colectivo. 
  • Crear una red de cambio y su plan de acción: es importante contar con agentes de cambio a lo largo de toda la organización que sean embajadores del proceso de transformación. 
  • Definir la estrategia global de gestión del cambio y el plan de acción en cada una de las fases del proyecto. 
  • Identificar los impactos del cambio en las distintas dimensiones: geográfica, tecnología, procesos, etc. 

 

Desarrollar capacidades: 

 

Engloba aquellas actividades encaminadas a conseguir: 

 

  • Preparar a las personas de la organización para su nueva realidad, identificar las necesidades formativas y diseñar y ejecutar un plan formativo que les permita adquirirlas. 
  • Medir la evolución de la preparación para el cambio, especialmente conocer la preparación de los usuarios finales respecto a los nuevos procesos y tecnologías. 

 

Consolidar el cambio: 

 

 Engloba aquellas actividades encaminadas a conseguir: 

 

  • Apoyar al equipo de comunicación en el diseño de las acciones de la campaña de cara al Go-Live. 
  • Medir la evolución de la adopción del cambio, este debe de ser un proceso continuo a lo largo de todo el proyecto de TD. 
  • Realizar un seguimiento por fases del proyecto, consiguiendo una monitorización continua del cambio. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Big Bang Vs Roll Out

Tecnología que humaniza para RRHH

Cómo impactará el Blockchain en Recursos Humanos